5 cosas que hacer en Lima

La capital de Perú es una ciudad atractiva, cosmopolita y vibrante, en donde se entremezclan la modernidad, la historia, la naturaleza y una galardonada gastronomía dando como resultado uno de los principales destinos turísticos de América del Sur.

Ubicada en la costa central del país, a orillas del Océano Pacífico, es una ciudad única que ofrece a los visitantes una gran variedad de distracciones para recorrer durante días. Así que ofrecemos algunos consejos para tener un viaje inolvidable y variado.

1. Visitar ruinas antiguas

Es conocido que el Perú es un país con fuertes raíces culturales y que en su territorio florecieron enigmáticos pueblos. En este caso, en Lima y sus alrededores se localizan ruinas que seducirán a los turistas, como Pachacamac, situado al sur de Lima construido por culturas preincas entre los siglos III y XV y que fue un importante centro de peregrinación en honor al dios Pachacamac, el creador del mundo.

Otras ruinas para visitar en Lima son la Huaca Pucllana, construido dentro del distrito de Miraflores, perteneciente a la Cultura Lima (200 – 700 d. C.) y Puruchuco, uno de los más hermosos edificios del pasado prehispánico y uno de los mejor conservados, ubicado en el distrito de Ate-Vitarte y construido en tiempo de los Incas (1450 – 1532 D.C.).

2. Recorrer sus atractivos históricos

Luego de la llegada de los españoles al Perú a mediados del siglo 16 fundaron Lima convirtiéndola en la capital del Virreinato del Perú. Por eso que hoy muestra un legado arquitectónico cuyas construcciones mayormente se encuentran en el centro histórico de la ciudad, entre calles de balcones y cerca a plazas y parques rodeados de monumentos que son patrimonio.

Precisamente, uno de los más famosos es el Convento San Francisco y sus catacumbas, que en su época fue el cementerio más grande del Virreinato y cuya visita será una experiencia única, entre túneles y pasadizos, rodeado de cientos de calaveras expuestas en espacios que fueron construidos hace 400 años. También sobresale la Plaza de Armas, La Catedral y Plaza San Martín, entre los principales atractivos turísticos de Lima.

3. Probar su deliciosa gastronomía

La gastronomía del Perú ha sido galardonada a nivel mundial gracias a su variedad de ingredientes que se fusionaron a lo largo del tiempo producto de la convivencia entre culturas con la llegada de los españoles, esclavos africanos y de una fuerte inmigración francesa, china y japonesa.

A ello se agrega que al encontrarse Lima a orillas del Océano Pacífico se cuenta con una gran variedad de mariscos de la mejor calidad sumado a frutos naturales y verduras. Por eso que los principales platos de la cocina peruana son preparados a base de pescados (ceviches), además de maíz, papa, camote, quinua o kiwicha y que pueden ser degustados en los numerosos restaurantes de Lima, muchos de ellos ganadores de premios internacionales.

4. Practicar deportes de aventura

Lima cuenta con varios kilómetros de costa y ríos en sus alrededores por lo que son ideales para practicar deportes acuáticos y de aventura, en playas como La Herradura, Pico Alto, El Peñascal o Caballeros para la practica del surf los 365 días del año

Y para estar en contacto con la naturaleza y alejarse del bullicio de la urbe, en el Distrito de Pachacámac se puede escalar y descender en rapel en las Lomas de Lúcumo, o visitar el Valle de Lunahuaná y aprovechar el día disfrutando del canopy, rafting y bicicleta de montaña.

5. Disfrutar su vida nocturna

Luego del disfrute de todas estas actividades durante el día, la noche es ideal para una escapada bohemia a los distritos más alegres y animados de Lima para la vida nocturna, como Miraflores y Barranco, ambos localizados a orillas de la costa.

Miraflores es un distrito muy cosmopolita, donde se ubican algunos de los mejores restaurantes y bares de Lima, y que es el punto de partida para una caminata por su malecón para ver el atardecer, cenar en un restaurante o caminar por la Avenida Larco, la principal arteria para las compras en Lima.

Y si se trata de algo más bohemio y romántico, se encuentra el distrito de Barranco, que ha sido el hogar de artistas peruanos a los largo del tiempo. Imperdible es un paseo por el Puente de los Suspiros y recorrer el Boulevard Sánchez Carrión, donde se encontrarán acogedores pubs para disfrutar de la noche limeña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *