Conoce Qeswachaka, el último Puente Inca

En tiempos de alta tecnología, en un pueblo quechua del Cusco el tiempo parece haberse detenido. Y es que en pleno siglo XXI toda una comunidad revive una técnica inca para renovar el Puente Qeswachaka que se elabora con sogas de una fibra vegetal que crece en los Andes Peruanos.

Por ello que esta construcción milenaria se ha convertido en una de las nuevas atracciones turísticas en Cusco que se encuentra a 3 horas de la Ciudad Imperial en la provincia de Canas, y que hoy sorprende al mundo. No en vano, el Puente Qeswachaka (“puente de cuerda” en quechua) ha sido declarado Patrimonio Cultural Inmaterial por la Unesco

Dónde se encuentra

Este increíble puente que utiliza el ichu, un pasto de las zonas más altas de los Andes, para su elaboración, mide 28 metros de largo y 1.20 metros de ancho el cual sirvió como parte del sistema vial del antiguo Imperio de los Incas con más de 500 años de historia.

De tal modo que el Puente Qeswachaka se encuentra suspendido a 30 metros del río Apurímac y que es parte de la tradición de toda una comunidad que realiza ciertos rituales para su realización y el cual es considerado el último puente que ha sobrevivido a la modernidad.

Cómo llegar

Para llegar al Puente Qeswachaka hay que embarcarse en un bus público de la ciudad del Cusco al distrito de Combapata. Desde allí se debe tomar un taxi colectivo al pueblo de Quehue de donde salen autos para llegar en 15 minutos al puente. En total, se trata de un viaje de ida de 4 horas.

Lo más recomendable es formar parte de un tour con una agencia de turismo para obtener servicios Full Day donde se incluye el transporte, alimentación y el servicio de un guía turístico.

Qué ver

Cada mes de Junio los pobladores de cuatro comunidades campesinas (Perccaro, Huinchiri, Ccollana y Qqewe), se reúnen para fortalecer su estructura en vista de su antigüedad. De tal modo que tal renovación del puente implica un ritual y una festividad que dura alrededor de cuatro días, que se incicia con el pago al Apu Quinsallallawi en una ceremonia ancestral.

Hay que saber que el Qeswachaka es el único puente colgante elaborado enteramente de fibras vegetales que se renueva anualmente desde la época del Incanato.

Por eso que se ha convertido en toda una atracción para el turista occidental que se asombra al observar cómo hombres y mujeres se reúnen para participar en ceremonias de ofrenda a la Pachamama y a los Apus, a cargo de un Chaman, especie de sacerdote andino.

Así que en estos días los comuneros llevan el material nuevo, desarman el puente viejo y comienzan a armar el reemplazo que dura tres días. Luego del trabajo comienza una gran celebración donde los pobladores organizan un festival de danzas autóctonas.

¿Sabías que …?

  • Durante el periodo colonial, los puentes colgantes eran considerados mejores a los puentes de piedra, esto debido a su mayor resistencia a los terremotos.
  • El trenzado del ichu para el nuevo puente lo hacen solamente mujeres, supervisadas por un chakaruwak o especialista.
  • El puente se encuentra a 3, 700 metros sobre el nivel del mar.

Con FullViajes, la agencia líder del sector turístico peruano, descubre los mejores paquetes turísticos al Cusco para tener una experiencia inolvidable con los mejores destinos de viaje en cualquier temporada del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *