Las escapadas rurales más baratas en Lima

Para huir del bullicio de las grandes ciudades, nada mejor que conocer estos magníficos destinos rurales en Lima a buen precio y en cualquier época del año. Por eso que estas escapadas rurales deben estar en la lista de viajes luego que finalice la crisis sanitaria del coronavirus.

Santa Rosa de Quives

Ubicado a 60 km de Lima se llega a este pueblo de la provincia de Canta donde vivió, entre los 12 a los 16 años, Santa Rosa de Lima a fines del siglo 16. Allí se puede visitar una ermita donde la religiosa se dedicaba a sus largas horas de oración y un “pozo de los deseos”. Luego de conocer también la casa de Santa Rosa se puede disfrutar de la naturaleza a su alrededor, además de otras actividades como montar a caballo y practicar canopy, cerca a restaurantes campestres y diversos hospedajes econ+omicos.

Canta

A 101 km al noreste de Lima, el pueblo de Canta seduce a los visitantes por sus bellos parajes rurales y diversos atractivos turísticos como los sitios arqueológicos de Huischo y Cantamarca. Asimismo, la laguna de 7 colores cerca a varios miradores donde contemplar la belleza del Valle de Canta. Y a 2,2 km al norte del pueblo, se encuentra también Obrajillo, el pueblo de calles estrechas, casas de estilo colonial y donde se alquilan caballos para los recorridos por el valle. Frente a sus cascadas, hay un esplanada para acampar con toda la familia.

Sitio arqueológico Cantamarca

A la altura del km 110 de la carretera a Pasco, hay un desvío a las ruinas de Cantamarca ubicadas en las laderas de la cumbre de un cerro a 3700 de altitud. Desde el pueblo de Canta existen caminos que llevan hasta la falda del cerro para luego caminar 7 km hasta las ruinas construidas en 1100 D. C. Allí destacan las cullpis, que son construcciones de más de dos pisos con techos de piedra y restos de muros perimétricos.

San Jerónimo de Surco

Es un pueblo que se localiza en la provincia de Huarochirí, a casi tres horas de Lima, que destaca por sus paisajes y buen clima casi todo el año. Desde la Plaza de Armas hay un sendero que conduce al sitio arqueológico de Huanano no muy lejos de las cataratas Pascana y Trenza de la Abuela donde se puede practicar rápel. Luego, hay que ir a los toboganes naturales de piedra de Songos para deslizarse cuesta abajo desde una altura de 10 metros. Los mejores meses para ir a San Jerónimo de Surco es de abril a mayo cuando no hay lluvias.

Bosque de Jarapampa

Es un magnífico destino rural en el distrito de Huaros, provincia de Canta. Se trata de una ruta de senderismo que ofrece toda la belleza y la vida natural de la región, a 4000 metros sobre el nivel del mar. En el Bosque de Jarapampa se encuentran las famosas Puyas de Raimondi, una especie vegetal nativa que pueden llegar a medir 10 metros de altura y únicamente florecen cada 80 años en promedio. Para llegar al lugar hay que ir al pueblo de Huaros (donde se alquilan caballos) y de allí caminar o cabalgar por 3 horas.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.